27 mar. 2017

Lali

Efímera, mi mano agarró la tuya.
Y al pronunciar tu nombre, un desgarro
guió tus pupilas hasta encontrarme. 
Una última lágrima se 
dejó caer vencida 
y el mundo se volvió finito, apenas un sueño.

Esto es morirse, pensé.